It's not about the complexity of the shadows, it's all about the simplicity of the message.
(81 easy steps)

Friday, May 22, 2009

Igualdades y diferencias

Absolutamente todos los seres humanos en el universo tienden a generalizar sus errores e imputárselos a la sociedad en la que viven (bueno, tal vez sólo yo lo haga, pero es culpa de mi sociedad). Para algunos resulta importante observar relaciones entre las cosas que son diferentes; otros, en cambio, prefieren enfocarse en las diferencias de las cosas que se parecen. Unos tienden a encontrar todo demasiado parecido, e ignoran que lo que le da independencia a las cosas son sus diferencias; otros tienden a discriminar demasiado, y olvidan que lo que permite que las cosas coexistan son sus puntos de acuerdo.
Creo que la mejor forma de conocer es identificando igualdades y diferencias, acuerdos en lo ajeno y desacuerdos en lo familiar. Hay cosas que no se repiten, hay otras que sí; hay gente que se repite discriminando y se siente diferente haciéndolo, hay gente que se distingue encontrando lo mucho que se parecen los demás (de los que, qué bueno, forma parte). La naturaleza misma de la información que permite aprender funciona de esta manera; no siempre es grato que nos digan lo que hacemos mal, pero cuando nos lo dicen hacemos las cosas de una manera diferente. Cuando sabemos —nos dicen— que hacemos algo bien, lo repetimos.
Principios generales, abstracciones sintéticas, regularidades, orden. Fines particulares, análisis específicos, accidentes, caos. La verdad, creo, es que el orden de las cosas se interpreta al encontrar que no son siempre iguales; que los accidentes ocurren con frecuencia y que siempre es necesario distinguir los que se parecen.
Hay algunos que lo ven todo tan regular y ordenado que se vuelven inverosímiles; se vuelven regulares, repetidos y, sobre todo, predecibles: cuando su teoría no encaja con la realidad hacen encajar su realidad con la teoría. Hay otros más que lo ven todo tan diferente que se encuentran en la necesidad de dividir la mente en tantos pedazos como eventos ocurran en el universo.
Depende del enfoque, pues. Que las partes que quedan al hacer un análisis volverán a estar juntas. Que la síntesis requiere mucho pegamento conceptual. Los errores se repiten cuando no nos atrevemos a reconocerlos, y entonces es culpa de nuestra sobregeneralizada sociedad. Los aciertos ocurren una sola vez —si ocurren— cuando nadie más que nosotros puede tener razón (o nadie puede tener tanta como nosotros), entonces es sólo nuestra culpa.
La verdad, creo, es que tanto los errores como los aciertos pasan afuera por cosas que hacemos o dejamos de hacer. Nos parecemos tanto que resulta imposible ignorar que somos diferentes.

No comments:

Post a Comment