It's not about the complexity of the shadows, it's all about the simplicity of the message.
(81 easy steps)

Wednesday, March 25, 2009

Tú, robot

Los genes son egoístas. Actualmente, la tesis más aceptada entre los evolucionistas es que los genes son egoístas. Si bien el objetivo del conocimiento científico no es quitarle el sentido a la vida de los humanos, cada vez nos ponen las cosas más difíciles.
Primero, que la tierra no es cuadrada; luego, que no es el centro del universo; luego, que hay otras galaxias; luego, que hay otros universos; luego, que hasta los electrones tienen voluntad. Ahora el individuo no existe; bueno, existe, pero es irrelevante: somos plasma evolutivo. Las medicinas tienen una sustancia activa que las hace medicinas, además del vehículo. Somos el vehículo, los genes son nuestra sustancia activa. Nuestro papel es perpetuar algo que nadie nunca nos preguntó si queríamos perpetuar (pero cómo nos gusta el agua, la comida y el sexo).
El ser humano, dicen, es una máquina construida a lo largo de muchos, muchos, años por nuestros genes, que sólo "buscan" perpetuarse. Somos, pues, un "templo" genético. Yo creo que muchos de nosotros reflejamos esa misma tendencia, la de perpetuarnos y la de buscar templos que nos protejan. ¿Qué pasa cuando el gen ya no tiene que preocuparse por lo que pasa afuera? Vive más cómodo, ya construyó al humano (o a la cucaracha, o al perro) que, como máquina, satisfará todas sus necesidades moleculares.
No todos se quieren dar cuenta todavía de lo que Isaac Asimov anticipó en 1950, pero somos como genes buscando comodidad. Los genes comenzaron, de acuerdo con algunas teorías remotas y —al menos hasta ahora— no comprobables, como moléculas simples que sólo "sabían" replicarse en un caldo primitivo. Los genes no contaban con que llegarían a formar un animal capaz de modificar a tal grado su entorno que pondría en jaque la integridad misma de su "creador".
Dotaremos a un robot de voluntad, se verá las manos y se preguntará si realmente él, algo tan perfecto, es producto de nuestro ingenio. La historia de los genes será eso, historia. Tú, robot, ¿qué sientes?

Monday, March 23, 2009

Revenge

"You get what you give," Gregg Alexander once said (and sung). Truth be told, he gave the world a great music album, but maybe his love was too radical. The world only got what he gave: a one hit wonder.
When John A. Nevin coined the term "behavioral momentum" he referred to the well known behavioral patter of continuing what one (or a rat) is doing in order to get something, even when that something one (or a pigeon) is willing to get is no longer available.
Fun things happen when one uses the laws of physics in the psychological world. Newton said (not with these words) that for every action there is a corresponding, equal, opposite, reaction. This does not mean that if a ball hits the ground it will bounce back; it means that the ground will suffer a deformation as the ball does when it hits it (whether it bounces back or not).
Newton was a genius, standing at the shoulders of giants. I don't know whether Newton was trying to reveal God's truth, understand the nonliving world, or finding out why humans behave as they do; but I bet he had a great understanding of the three.
Newton hated Leibniz (they hated each other, actually). Maybe if Leibniz had been static he would not have moved Newtons feelings. Maybe if Newton had been rewarded by God he would have continued developing his calculus system (without caring about the other systems). Maybe emotional reactions are unavoidable.
When you, reader, say "thanks," do you do it expecting something back? When you, reader, say "I'm sorry," do you do it to relief yourself, or someone else? Revenge is an emotional metaphor of Newton's third law (or vice versa); so is gratitude, so is forgiveness, so is almost any human "value" involving two or more people (or a ball and a floor).
A little experiment, less than 5% of the world's population are able to do this. Think of someone you used to like that you currently hate or dislike a lot. Give him/her a phone call, an email, or a SMS saying "I'm sorry." See what happens. Although I'm making up more than 5% of my statistics, I bet I'm not far from the actual value.
Do it; if Newton and Gregg Alexander are right, you'll get what you give.

Friday, March 20, 2009

Alas para caminar

Le pregunté a mi paloma que si valía la pena sacrificar los brazos con tal de poder volar. Me contestó algo así como "currr, currr, currr", mientras inflaba su buche. Creo que tenía hambre, que tal vez por eso ignoró mi pregunta. A algunos seres vivos nos cuesta trabajo pensar con el estómago (o el buche) vacío.
¿Qué diferencia existe entre antropomorfizar la naturaleza (darle atributos humanos a lo no humano) y desantropomorfizar al humano (quitarle atributos humanos a lo humano)? ¿Qué no es, en el sentido más estricto, antropocéntrico utilizar la expresión "antropomorifzar la naturlaeza"? ¿Qué el humano no es algo natural? Según yo, las cucarachas cucarachimorfizan la naturaleza. (¿Son más o menos naturales si lo hacen?).
Prefiero naturalizar al humano, creer que comparte cosas con los (otros) animales; que no porque la cultura animal sea ajena a nuestra realidad perceptual y a nuestros convenios sociales es menos cultura. Las changas también se enojan cuando sus changuitos andan de coscolinos, si éstos no ocultan sus "cochinadas" lo suficientemente bien. (¿Serán los infieles los cochinos?).
Le di de comer a mi paloma y le volví a preguntar. Me contestó lo mismo: "currr, currr, currr", sólo que esta vez se echó a volar. Me gusta la naturaleza porque deja las cosas abiertas a nuestras interpretaciones. Interpreté la respuesta de mi paloma (el vuelo y el triple "currr") como un: ¿a poco no te encantaría volar? Cuando regresó la tomé con las manos y le dije: ¿a poco no te molesta que te tome con las manos? (muy vengativo, el muy humano). No me contestó nada, ni siquiera un mínimo "currr". Entendí su respuesta y la solté.
Yo tengo manos y puedo sujetar cosas (palomas, por ejemplo). Mi paloma tiene alas y puede volar (y hacer "currr, currr"). No hablamos el mismo idioma, pero sí tenemos cuatro patas (entre los dos), así que pasé el resto del día caminando y viéndola caminar; sé que, mientras no la intente agarrar, no va a "intentar" volar.
Y si mi paloma quiere volar, que vuele; que le valga de algo el sacrificio. Yo sacrifiqué mis alas y ahora vuelo con las manos: currr, currr, currr.

Monday, March 16, 2009

Science and magic

Picture this: there's a dynamic environment with two people in it. Something happens in this environment. The two people in it can either talk about what just happened or remain silent and withhold their thoughts, no matter how similar or different they are.
Science and magic are not people, but they happen in the same dynamic environment; they both talk about what happens in that environment and they both withhold some secrets. Magic withholds the secrets that can only be known by magicians, science withholds truths only scientists know that will never be known.
Magic is about secrets, science is about truths. Magic develops using multiple methods, science does too (but that's a secret, at least for some natural scientists). Is there a single truth? Can a truth be developed? Can a human activity talk about truths?
What's a secret? Something known that is not to be known (which arises people's curiosity). What's a truth? Something unknown that is not to be unknown (with which a lot of people agree).
Science is like people who can't withhold their thoughts, magic is a withheld thought that leads to speechless action. Truth be said, it's not about the secret underlying the world's greatest magic trick, it's all about the performance.
Now let me tell you this secret: It's not about the truth underlying scientific discovery, it's all about the magic underlying the phenomena.

Tuesday, March 10, 2009

Risa

Existen cuatro emociones básicas, según algunos psicólogos. Ira, miedo, tristeza y alegría (ira que me da harto miedo verte triste, ¡alégrate!).
¿Qué hay de la risa? ¿A poco la risa no emociona a los psicólogos? La verdad es que la risa nos emociona a casi todos; pero no, no es una emoción. La risa, sin embargo, puede servir para transformar cualquier emoción básica en algo ridículo, lo mismo que el llanto, lo mismo que tener chorrillo en el metro y "echarse un sopladito".
Me pasó una vez, lo del sopladito; no estaba en el metro, pero traía shorts. ¿Habría sentido menos cosquillas en la pierna de haber traído pantalón? No, creo; pero lo habría podido mantener como un evento privado. ¿Habría sido más gracioso en el metro? Sí, creo; pero no me habría podido reír (las cosquillas desaparecen cuando alguien ve la gotita café resbalar por tu pierna).
La alegría, me parece, es una emoción ridícula y contagiosa, salvo que la aderece una risa genuina. Alguien enojado que ríe da miedo; alguien miedoso que ríe da tristeza; alguien triste que ríe da esperanza. Todos esperamos reír cuando estamos felices. ¿Por qué no me reí con mi sopladito? Cada que lo recuerdo me da risa; en ese momento me dio coraje, tenía chorrillo. ¿Saben lo peligroso que es hacer reír a alguien con chorrillo?
Se puede llorar de alegría (es ridículo), de miedo (es ridículo), de ira (es ridículo) o de tristeza. Cualquier emoción es ridícula, más cuando la adereza un llanto genuino. Alguien genuino, me gusta pensar, es quien ha perdido el miedo al ridículo.
Llorar de la risa es contagioso, reírse del llanto es irrespetuoso (incluso si el llanto es producto de un chorrillo mal contenido en público). ¿Por qué nos dará tanta risa la caca cuando no es nuestra?
La risa y el llanto son los mejores aderezos para las cuatro emociones básicas. Alguien incapaz de llorar no disfrutará a plenitud un buen chiste; alguien incapaz de reír no disfrutará mi triste chorrillo, ya sea público (si traigo shorts) o privado (si traigo panalones).
El llanto y la risa son complementos ridículos, salvo que los aderece una emoción genuina.

Monday, March 9, 2009

Love

There is an old thesis about humankind and survival: love will save us all. I can't quite understand the difference between a thesis and a hypothesis. They both state something that hasn't been proved yet (my current science standards are based upon the premise that all knowledge is probabilistic). The difference, if any, is a time-based one. A hypothesis that can't be proven false for a long period of time becomes a thesis. A thesis that survives its critics can become a theory. A theory that happens a lot can become a law (evolution happened a lot, but it will take too long for us to consider it a law).
There is a relatively new hypothesis about love: it will save us all. I can't quite understand how such a hypothesis can be stated without knowing every human being in this big world. A lot of people, all around the world, all around the time, have been trying to understand human nature.
It is a cyclic thing, nature. Science is a human activity which tries to uncover the truth about nature. It is a cyclic thing, science. John B. Watson spent a lot of time trying to find out how to read people's mind. He thought (I read) that when people were thinking, they unavoidably used their vocal folds. He invented a device so sensitive to people's vocal folds that he decided, later on, to create behaviorism (quite the opposite of reading people's mind). My guess is that behaviorism will be reborn in a few years, taking the best of brain and cognitive sciences (that's what new sciences do, ask Skinner).
What about love? Is love a thought, a feeling, or a behavioral pattern? I don't know quite yet, but there is this relatively old law: love is a subjective experience.

Friday, March 6, 2009

Silencio

La filosofía no lleva a nada bueno (¿qué es bueno?). La filosofía no lleva a nada malo (¿qué es malo?). La filosofía no lleva a nada (¿?).
El silencio dice más que mil palabras, escuché una vez. Me resultaría imposible comunicarme con un japonés, con un alemán, con un conejo o con un cactus, de no ser por el silencio. El silencio es el lenguaje universal. Las interpretaciones del silecio son personales, que por eso son interpretaciones; pero el silencio es indiferente a las interpretaciones que la gente, los conejos o los cactus hagan de él, que por eso es silencio.
¿Qué escuchas cuando no escuchas lo que escuchas? Silencio. Aprender a escuchar el silencio no es fácil, es igual o más difícil que aprender a escuchar a los demás cuando se tiene algo qué decir. Aprender a hablar silencio es aún más difícil, es igual o más fácil que aprender a hablarle a los demás cuando no hay nada qué decir, cuando sólo hay silencio.
El silencio incómodo es lo que se tiene que decir cuando no hay nada qué decir. La falta de silencio es incómoda cuando hay silencio que decir y alguien no lo dice. El silencio es cómodo cuando las palabras maduran, lo sabe un cactus (así le pide al conejo que no se lo coma).
Silencio, un poco de silencio. Estoy madurando palabras que sólo saldrán de mi boca en forma de silencio.

Monday, March 2, 2009

Empathy, antipathy, sympathy

It's all about feelings, isn't it? We as humans are attached to that thing we call soul (brain specialists call it brain, body specialists call it body, culture specialists call it culture, I would like to call it even).
Soul: the thing that our brains can't talk about (unless you're a brain specialist).
Brain: the thing that our souls use to express themselves through our bodies (within a specific culture, unless you're a brain specialist).
Have you ever, kindest reader, forgotten your cellphone in these new rushy days? I did today, my soul had this big fight with my body (which carries around my brain).
Not so long ago, cellphones didn't exist, so we had to face people in order to have feelings for their feelings. Not so long ago, when cellphones started being popular, we had to talk with people in order to have feelings. Not so long ago, people got tired of talking about feelings (fingers didn't): text messages were born.
Today it's just a matter of forgetting your cellphone, your soul will fight your body.
Empathy: feelings like my feelings you're having.
Antipathy: feelings against my feelings you're having.
Sympathy: feelings you're having (because of my words, not because of my feelings).
In a while, when we get tired of human feelings, we will start having feelings for our cellphones, no matter how far (telepathy), no matter how cold (apathy).

Sunday, March 1, 2009

Exceso de conciencia

"Vas muy rápido", pensé. "Te vas a volver loco", pensé. "Ya estás loco", pensé. "Tienes que calmarte", pensé. Tienes que dejar de pensar (¿pensé?). "Carajo", pensé: pensar en dejar de pensar es seguir pensando; es más, es pensar de más.
Así llegué al D.F. después de ir a Mazatlán, pensando. No tenía con quién hablar, así que me dediqué a escribir. Así llegué aquí después de pensarlo (después de pensarlo, no sé bien cómo llegué aquí). Exceso de conciencia.
Desperté, despertaba todos los días (fueron siete), pero quería despertar más, creía que había más lugar dónde despertar, menos sueño y más realidad que la realidad. Toda la realidad es un pedazo de memoria, pensé (y pienso, también, porque todavía recuerdo haber llegado a esa conclusión).
He leído de gente que muere por exceso de velocidad. Entiendo velocidad como recorrer una distancia entre un punto A y un punto B en un tiempo determinado (como si el tiempo pudiera determinarse afuera de la cabeza, con un reloj). El exceso de velocidad es, pues, recorrer demasiado rápido una distancia entre un punto A y un punto B (o acercar demasiado la distancia entre un punto A y un punto B, y atreverse a recorrerla).
Conciencia significa tener conocimiento de algo. ¿Conciencia de velocidad? Tener conocimiento de qué es la velocidad, entender la velocidad, saber hacer velocidad, saber lo que la velocidad hace, la velocidad que sabe lo que hace. ¿Conciencia de exceso? Saber dejar de excederse después de excederse, excederse después de saber dejar de excederse (que para tener conciencia de algo es necesario, primero, que ese algo se haga conciente de nosotros).
El exceso de velocidad puede conducir muy rápido a muchos lugares (siempre que estén comprendidos entre el punto A y el punto B), incluso a la muerte. El exceso de conciencia puede conducir muchos conocimientos a conocernos (incluso la locura), puede hacer creer que hay un despertar más afuera del despertar (y más adentro), puede hacer creer que la distancia entre un punto A y un punto B dentro de la cabeza se puede recorrer tan rápido o tan lento como sea posible acercar dichos puntos (como si el tiempo pudiera determinarse adentro de la cabeza, sin un reloj).