It's not about the complexity of the shadows, it's all about the simplicity of the message.
(81 easy steps)

Monday, September 21, 2009

No regresa

Es probable que regrese, pero tarda tanto que, para cuando lo hace, o ya nos hemos ido o ya lo hemos olvidado. Por eso es más fácil decir que ya no regresa.
Nunca sentí tan distante algo que hubiera ocurrido hace tan poco, y es que, sin importar qué tan lejano o cercano sea, el tiempo pasado, en términos prácticos, ya nunca regresa.
Regresar, de volver a estar, de volver a visitar. Pienso en un gran momento —o en uno terrible—. La vida no avisa nunca que algo importante se avecina, pero una vez que sucede no queda más que recordarlo, porque —muchas veces— sólo pasa una vez .
Te arropa y te despoja. Es un momento que sólo vuelve a ocurrir en la memoria. Pero, como dicen, "lo bailado ya nadie te lo quita". Y es precisamente por eso que no deberíamos dejar de bailar, por si en algún momento (regularmente inesperado) el baile que bailamos se convierte, más adelante, en uno de ésos que nadie te quita, en uno de ésos que valen la pena aunque después cambie la canción.
Recuerdo varios, y recuerdo también cómo jamás, mientras los vivía, imaginé que se volverían tan importantes; porque un momento importante, mientras sucede, mientras dura, no dice nada más ni nada menos que uno irrelevante; porque algo se vuelve importante al llegar a la memoria, no antes, y porque la importancia de las cosas siempre es producto de las comparaciones. Sí, se disfruta más; sí, dura diferente; pero, como todo, se acaba, y por eso sólo queda recordar. Y después, recordar que se acabó. Y después, sólo recordar un recuerdo, ajeno, de algo que la memoria vivió.
Recuerdo varios, recuerdo que mientras los vivía recordaba otros, que lo que vivo ahora es un recuerdo. Ahora, mientras lo leo, me pregunto si entonces (aunque ya no importe) habrá sido importante. Al final somos sólo recuerdos hasta que, por fin, lo olvidamos.

No comments:

Post a Comment