It's not about the complexity of the shadows, it's all about the simplicity of the message.
(81 easy steps)

Tuesday, March 10, 2009

Risa

Existen cuatro emociones básicas, según algunos psicólogos. Ira, miedo, tristeza y alegría (ira que me da harto miedo verte triste, ¡alégrate!).
¿Qué hay de la risa? ¿A poco la risa no emociona a los psicólogos? La verdad es que la risa nos emociona a casi todos; pero no, no es una emoción. La risa, sin embargo, puede servir para transformar cualquier emoción básica en algo ridículo, lo mismo que el llanto, lo mismo que tener chorrillo en el metro y "echarse un sopladito".
Me pasó una vez, lo del sopladito; no estaba en el metro, pero traía shorts. ¿Habría sentido menos cosquillas en la pierna de haber traído pantalón? No, creo; pero lo habría podido mantener como un evento privado. ¿Habría sido más gracioso en el metro? Sí, creo; pero no me habría podido reír (las cosquillas desaparecen cuando alguien ve la gotita café resbalar por tu pierna).
La alegría, me parece, es una emoción ridícula y contagiosa, salvo que la aderece una risa genuina. Alguien enojado que ríe da miedo; alguien miedoso que ríe da tristeza; alguien triste que ríe da esperanza. Todos esperamos reír cuando estamos felices. ¿Por qué no me reí con mi sopladito? Cada que lo recuerdo me da risa; en ese momento me dio coraje, tenía chorrillo. ¿Saben lo peligroso que es hacer reír a alguien con chorrillo?
Se puede llorar de alegría (es ridículo), de miedo (es ridículo), de ira (es ridículo) o de tristeza. Cualquier emoción es ridícula, más cuando la adereza un llanto genuino. Alguien genuino, me gusta pensar, es quien ha perdido el miedo al ridículo.
Llorar de la risa es contagioso, reírse del llanto es irrespetuoso (incluso si el llanto es producto de un chorrillo mal contenido en público). ¿Por qué nos dará tanta risa la caca cuando no es nuestra?
La risa y el llanto son los mejores aderezos para las cuatro emociones básicas. Alguien incapaz de llorar no disfrutará a plenitud un buen chiste; alguien incapaz de reír no disfrutará mi triste chorrillo, ya sea público (si traigo shorts) o privado (si traigo panalones).
El llanto y la risa son complementos ridículos, salvo que los aderece una emoción genuina.

No comments:

Post a Comment