It's not about the complexity of the shadows, it's all about the simplicity of the message.
(81 easy steps)

Thursday, September 3, 2009

Primera persona

Soy la primera persona que conocí, por eso soy único, como tú, lector. Para mí es difícil hablar en primera persona (uno aprende a hablar en general, aunque se refiera a lo que te pasa, a lo que les pasa, a lo que nos pasa).
No fue al verme en un espejo ni al escuchar mi propia voz, fue cuando me dijeron «estás ahí» que me conocí y que me identifiqué como una persona, como la primera persona que conocí (ya después sólo me reconocí). Resulta paradójico entonces: sabía —tenía que saber de algún modo— que quien me lo decía era otra persona, que ese alguien más era alguien más como yo. Fue empatía.
Sólo a mí me gusta analizar y especificar tanto; sin embargo, como a todos, también me gusta generalizar. Me he dado cuenta del peligro de las generalizaciones y de las particularizaciones absolutas. Cuando antes decía «todos», ahora digo «muchos»; cuando antes decía «ninguno» o «nadie», ahora digo «sólo a mí», aunque siempre (o algunas veces) pueda estar mintiendo —sin saberlo—. Uno aprende, uno empieza a aprender, uno va aprendiendo, uno nunca deja de aprender, y creo que a muchos más, no sólo a uno, les pasa.
Cuando generalizo me resulta difícil pensar en los que no caben dentro de la generalización. Cuando sólo pienso en mí, me resulta difícil pensar que pueda haber alguien más como yo, pero creo que es algo bastante común; egocentrismo, su perspectiva nociva; individuación, su perspectiva colectiva, la que permite socializar.
Decir que todos piensan en mí es tan cierto como decir que yo pienso en todos. Ni todos me conocen a mí ni yo conozco a todos —qué bueno—. Aun si todos me conocieran, aun si yo conociera a todos, es un pensamiento lastimero creer que mi huella será permanente en su memoria, o que la suya lo será en la mía. No tengo capacidad para almacenar tanta información sobre el mundo, de manera que la almaceno en la categoría general de todos.
No soy tan importante ni tan extenso ni tan multipersonal como para tener mi propia categoría universal, así que me conformo con mi propia capacidad para almacenarme a mí mismo, que desde la nociva perspectiva del egocentrismo, ya es bastante.
Nadie como yo se parece tanto a los demás.

1 comment: