It's not about the complexity of the shadows, it's all about the simplicity of the message.
(81 easy steps)

Wednesday, August 26, 2009

Sobre el miedo a las alturas

Dejé de subir, pues. Sé que hay quienes no dejan de subir. Tal vez no miren nunca hacia abajo.
Sucede que, cuando se da cuenta de lo alto que está (sin saber siquiera cuántos escalones ha subido) se le ocurre la escandalosa idea de voltear para abajo. Mala, absurda y escandalosa idea. Mala: se asusta, le da miedo no saber cómo bajar. Absurda: si ya ha subido tanto, si ya está solo hasta arriba, dependiendo de sí, ¿qué necesidad de ver hacia abajo?, ¿qué necesidad hay ahora de recordar? Se imagina que el miedo a subir es, en realidad, miedo a caer. Escandalosa: todo se ve muy pequeño, lejano, casi ajeno; "y yo aquí arriba", piensa, "qué escandalo". Pero es él quien resulta lejano, casi ajeno. Asustado, ceñido a un recuerdo, piensa en un futuro escandaloso.
Yo, alejado, soñando en tercera persona una realidad de primera, miré hacia abajo. Yo, en primera persona, viviendo, al recordar, una realidad ajena, tuve miedo.
Después, cuando desperté, me di cuenta de que todo estaba empezando. Si las cosas terminan es para darle lugar a las cosas que empiezan. Todo estaba bien, como siempre; porque hasta cuando lo más extraño sucede, no hay más remedio que decir: "todo está bien".
Cerré los ojos, viendo hacia abajo de inicio esta vez. Fue entonces cuando comencé a subir.

No comments:

Post a Comment